miércoles, 28 de enero de 2009

Lentitud

A tres pasos de los 30 conservaba el rostro terso y sereno de una jovencita de 20 y pocos, la inexpresión, conjugada con la pasividad, eran inherentes a su inmutable personalidad.
Creció feliz, creció en las nubes, aunque de vez en cuando un chaparrón de realidad, conseguía encolerizarla, acelerarla por un breve instante.
Los años, tienen el descaro de tornarse crueles ante la serenidad, al parecer, la parsimonia es un pecado para las prisas nerviosas de un mundo demasiado revoloteado.
Ella siguió obligada a la masa furiosa de correcaminos enfadados y amargados, en una carrera interminable, la agonía borró la frescura de su aura y sus prisas fueron el resultado de un torpe cuadro incomprensible.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Navidades?

Espero que hayan pasado unas felices fiestas, aquí les dejo una pequeña sorpresa, les advierto bajar un poco el volumen del sonido, puesto que salgo cantando!! y es cierto, cuando subo suena estrepitoso, pues ha sido con el móvil y he hecho lo que se ha podido, espero que lo disfruten! con mucho cariño!
video

viernes, 12 de diciembre de 2008

Actitud para todo


No soy dada a publicar mis reflexiones rutinarias en el blog, pero esta en especial creo que debo darla a conocer.

El otro día en la línea 10 de Madrid, había un mendigo que esperaba el metro, sentado, bastante maltratado, desfigurado a causa de unas quemaduras que dolían a la vista y quemaban el alma, imaginando la agonía vivida.

En cuanto subió al metro, comenzó a llorar y a implorar ayuda, era demasiado, tanto que todos se quedaron petrificados, no sabía si de miedo o porque el grito desgarrador, empapado de pena congelaban toda acción posible. Nadie le ayudó, yo tampoco.

Cuando llegué a mi destino, había otro mendigo, un violinista, que tocaba y tenía una sonrisa maravillosa, como si no esperase nada de nadie, simplemente disfrutando de la música, tuve que devolverme, ¡Hizo que retrocediera!! Le di una moneda, su actitud alegre se contagiaba y nadie pasaba indiferente.

Con esto quiero decir, que muchas veces elegimos el papel equivocado, que se consigue más con una actitud que invite al entusiasmo, en vez de actitudes que arranquen dolor, pena o impotencia.

Les juro que iba a darle una moneda al primer mendigo, pero todavía no entiendo que la fuerza de su pena fuera tan enorme, al extremo de dejarme paralizada.
Da siempre gracias por todo, sonríe, aunque no seas capaz de ver las razones para ello, en nuestras actitudes se oculta el secreto del triunfo.

martes, 9 de diciembre de 2008

Levitando


Estigma voluble de mis perversiones, presumo de ti como un recuerdo olvidado.

Convertida en humedad te presentas y escarbando en deseos dormidos...me atrapa desenfrenada: la demencia.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Amarillo Caliente


Esta noche un otoño iracundo desnudó todos los árboles, las hojas huían despavoridas, hasta finalmente, darse de bruces contra el pavimento mojado y gélido, de una ciudad demasiado gris.
Odio que llueva y que el viento golpee mi cara sin clemencia.
Prefiero a Madrid sin vestidos, me gusta en amarillo caliente.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Despedida


Recordando cuando me fui de casa.


Evité a toda costa mirar atrás, evité también las despedidas, quería que mi último día en casa me recordasen alegre y risueña, como siempre he sido. Cambiaba constantemente de tema, enfocándolo en los atuendos que debería lucir, en banalidades que sirvieran de consuelo, que retuvieran el llanto que me ensordecía y asaba por dentro, estaba segura que explotarían mis sesos en cualquier instante.

Hasta mi perra lloró, tampoco quise darme la vuelta, dejando tras de mí un sendero de lágrimas ciegas.

En el aeropuerto, no pude evitar girar, vi las lágrimas de mi madre, menos discretas, sonreí, mi terquedad enajenada se confundió, quería llorar.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Cosas que odia un camarero/a



Son tantas cosas, que no sabría ni por cómo empezar…. He pensado en enumerar una pequeña lista, sin ofender a nadie, pues reconozco que estoy perdiendo el juicio en mi oficio de camarera…en fin, que me gusta desahogarme!

1-Llegas, tienes que pedir mesa, te mando a una y dices: “jo! Es que no nos gusta ahí”, me dan ganas de responderle: pues entonces váyase usted a la mierda! Siéntese dónde le dé la gana y no pregunte dónde puede sentarse, solucionado.

2-Hay lista de espera (siempre tengo la “suerte” de trabajar en sitios que “lo regalan”), se queda una mesa libre, aparece un “espabilado” que se sienta haciéndose el bobo y colándose descaradamente, cuando le dices que hay que esperar (obvio), te salen con un: “Ay perdona no lo sabía”, serán….!!!???

3-Ptsssssssssssssssssssss!!! Coño que no somos perros!! Qué manía de llamarnos como si fuésemos cachorros! Me dan ganas de llegar en cuatro patas y lamerles la cara! O mejor aún, acercarme y preguntarles si se están vaciando por algún agujero… Como si costara decir: perdona, camarera, joven, lo que sea, menos llamarnos como mascotas!

4-Lenguaje de signos, a esto me refiero con hacer señas ridículas por no abrir la boca para pedir las cosas y por si fuera poco con cara de asco! Aclaro: no somos adivinos.

5-Sale la comida, (yo sólo puedo llevar cuatro platos a la vez), son más de cuatro platos y te saltan: “Faltan cosas”, en ese momento quisiera decirles: Si quieres me pongo el resto de los platos en la cabeza o en mis 500 brazos! Insensatos!

6-Vas cargadísima, como no pongas cara de Bulldog ni se inmutan, ni se apartan, porque desde luego que una bandeja cargada con 10kilos no pesa, no que va! Ustedes a lo suyo que no pasa nada!

7-Se van todos, sólo quedas tú amigo cliente, con los vasos vacíos, sin tema de conversación…que ganas de dar por….!!! Que nosotros queremos irnos a casa, no seas desconsiderado y lárgate ya!

Son muchas más cosas, pero la verdad no tengo tiempo, agradezco a todos los clientes amables y respetuosos que da gusto servirles, porque no todo es malo y porque a la vida sin estas cosas le faltaría sazón!!