domingo, 25 de noviembre de 2007

Ira!


No es un título que se corresponda con el sentimiento que una empleada deba profesar a su oficio...pero sí! es que últimamente me paseo iracunda, alterada e histérica por los salones del restaurante en el que cada fin de semana me desempeño como camarera.

Puede ser que también en estos días sólo entren clientes con estos sentimientos encerrados y suelan soltarlos por la boca a modo de un nada educado: Pts! pst! (te llaman cual perro o animalucho salvaje) "recoge esto!" "limpia esto!!" "quiero postre"! (todavía con las bocas llenas, las manos sucias y una desesperación enorme como si a las tartas y demás delicias cargadas de calorías, les fueran a salir patas!!), tendría que ser divertidísimo que las tartas salieran corriendo por la puerta y la gente tras ellas al borde de un ataque!

¡Que rabia!! Señores clientes: ¿Què les cuesta decir por favor?, gracias, llamarnos como a personas o devolvernos, aunque sea falsamente la sonrisa otorgada, o mejor aun: no descargar con el gremio su ira enjaulada!!!!!!

Y por si todo esto fuera poco, están los "sincasa", así les llamo a aquellos que tranquilamente pueden tirarse toda una tarde y parte de la noche en un mismo sitio! tan relajados! muchas veces siendo más de medianoche y con esa idea algo macabra de: "Yo no tengo prisa", haciéndonos sentir que los "sincasa" somos nosotros, que fuimos diseñados para permanecer largas horas de pie, trabajo y movimiento sin fin a su entera disposición!

También debo mencionar a la gente maravillosa que te considera, devuelve tus atenciones con una nobleza infinita y te da garras para seguir adelante.

Esto es una especie de llamado con espíritu sindicalista, que pretende crear conciencia y decirle a los señores clientes que los camareros somos personas, tenemos casa y vida también!!

Vale, he tenido un fin de semana intenso, mucho trabajo, presión e ira desbordada por todos los rincones, mis sinceras disculpas a los señores clientes!! jajajajaja!!!
PD: en la imagen con mis compañeros de trabajo!!!

2 comentarios:

Princesa dijo...

imagino...

la gente a veces es muy mal educada

los europeos son muy arrogantes!!!

lo siento mucho! aunque se que tu oficio es muy lindo, es duro y a veces la gente te maltrata... aunque haces bien en mencionar a los clientes atentos!!!

un beso nena!

Nikkei-Girl dijo...

Es una realidad, y en cualquier trabajo en el que debas de relacionarte con clientes sufres lo mismo.

Fíjate, yo trabajo como traductora/intérprete. Y en varias ocasiones me he tenido que desvelar y traducir tesis completas en menos de 48 horas.

Sé que los clientes pagan por ese servicio, en mi caso porque les traduzca. Tú, para que le lleves el café y la comida. Pero, ¿dónde queda esa sonrisa? ¿un gracias?

De veras que si esa es la enseñanza que le estamos dejando a las nuevas generaciones, no dudo que aparezca una guerra de un momento a otro y por la cosita más insignificante.

Como sea, GRACIAS por tu VISITA. Me tendrás husmeando por aquí...